kidsandchic

El arte de la buena Vida - Recetas, familia, viajes

Cómo cuidar a los niños del sol


El clima veraniego nos invita a pasar más tiempo al aire libre con los niños. Si bien realizar actividades fuera es muy beneficioso para los más pequeños de la familia, lo cierto es que también es importante tomar ciertas precauciones para protegerlos de los efectos dañinos del sol. Usar un protector solar biodegradable y evitar la exposición solar antes de las 5 de la tarde son algunas maneras de protegerlos. A continuación, daremos más consejos sobre cómo cuidar a los niños del sol.




 

Protegerlos de la exposición solar directa


Los niños menores de 6 meses no deberían recibir nunca una exposición solar directa, ya que su piel es mucho más sensible que la de niños más grandes. Sin embargo, todos deben cuidarse de la exposición al sol desde el mediodía hasta las 5 de la tarde. Esto quiere decir que hay que evitar las horas centrales del día y estar al aire libre cuando los rayos ultravioletas no son tan peligrosos. Además, hay que tener en cuenta que muchas superficies reflejan la luz del sol, lo que también podría ser perjudicial para ellos. Por ejemplo, en la playa, la arena y el agua reflejan alrededor de un 30 por ciento de la radiación solar, lo que hay que considerar aun cuando se utilice una sombrilla.



Usar protector solar adecuado


En ningún caso los niños pueden exponerse al sol sin la protección adecuada. Afortunadamente, existen muchos productos que están diseñados específicamente para cuidar la piel delicada de los más pequeños, como la línea que ofrece Weleda Sun. Es imprescindible que el factor de protección sea de 50 FPS para crear una verdadera barrera de protección. En cuanto a la aplicación del protector, se recomienda colocar generosamente el producto media hora antes de la exposición. La aplicación debe repetirse cada dos horas o después de salir del agua, luego de secar por completo la piel.



Utilizar ropa que filtre los rayos del sol


La ropa es igual de importante que los demás consejos, ya que esta debe ser adecuada para proteger a los niños de la radiación solar. En primer lugar, los más pequeños deben salir con gorro o sombrero que proteja su cabeza. Esto ayuda a evitar la insolación que se produce cuando pasamos más de la cuenta bajo los rayos del sol. Por otro lado, la ropa debe ser transpirable; lo más recomendable es utilizar telas que sean 100 por ciento de algodón. De hecho, algunas prendas también cuentan con una certificación que garantiza que su tela protege a la piel de la exposición solar. Esta certificación se conoce como factor de protección ultravioleta y, en pocas palabras, evita que la radiación se filtre a través de la tela, alcanzando la piel.


Pasar tiempo al aire libre es muy beneficioso para los más pequeños de la familia. Sin embargo, hay que tomar ciertas precauciones para cuidarlos de la exposición a los rayos ultravioletas. Protegerlos de la exposición solar directa, usar protector solar adecuado y utilizar ropa que filtre los rayos del sol son las mejores maneras de resguardarlos.


Comentarios

  1. Siempre hay que cuidar la piel del sol, para evitar daños mayores y sobre todo la de los niños que es más delicada. Muy buenas recomendaciones. 👏👏

    ResponderEliminar
  2. Super interesante para niños y nuestros mayores, anotado queda.

    ResponderEliminar
  3. Es fundamental cuidar la piel de los niños durante todo el año, pero en verano mucho más. Con la protección adecuada se pueden evitar lesiones que son invisibles y que darán la cara cuando sean adultos. Yo siempre voy con el protector solar en el bolso.

    ResponderEliminar
  4. Indispensable un buen protector solar siempre.

    ResponderEliminar
  5. Imprescindible un buen protector

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Responsable : Rocío Rivera Gentil
Finalidad : Gestionar los comentarios.
Legitimación : Tu consentimiento.
Destinatarios : Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SERED (proveedor de hosting de kidsandchic.es) dentro de la UE.
Derechos : Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.