kidsandchic

El arte de la buena Vida - Recetas, familia, viajes

Pan rústico con harina panificable

En estos días de confinamiento el pan se ha convertido en uno de los alimentos básicos que no faltan en cada hogar y en mi casa que ya se consumía antes de esta pandemia muchísimo ahora ni te cuento. 

Lo que ocurre es que encontrar harina de fuerza y levadura se ha convertido en misión imposible y no está la situación para recorrer los comercios de la zona en busca de tan preciado tesoro. 




Como os contaba en instagram, mi marido en un intento por traer harina a casa y no encontrar nada, encontró un preparado de pan rústico para panificadora que venden en lidl y se vino en la cesta de la casa. 
Que ocurre, pues que no tenemos panificadora en casa y este tipo de preparados en los que las proporciones y mezcla de harinas vienen listas para otro tipo de uso. 



Así que me puse en modo I+D para que pudiéramos tener un pan aceptable, sin tener panificadora y utilizando lo que teníamos a mano. 

 La primera prueba que hice no fue bien, seguí las indicaciones de tiempo del paquete del preparado y salió una masa dura y cruda que al día siguiente no había quien se lo tomase. 




Tomé notas y en la segunda prueba cambié tiempos de levado y de horneado, y el resultado lo puedes ver en las fotografías. 

Un pan crujiente, con un interior alveolado que en casa nos ha encantado. 




Hacer pan es química, paciencia, magía, satisfacción y ganas de seguir aprendiendo mucho más. 


Si quieres empezar en este mundillo panarra y no sabes por sonde comenzar, no encuentras harina de fuerza o levadura, este tipo de preparados es una opción maravillosa. 

Te dejo a continuación los pasos que yo he seguido para conseguir esta hogaza de pan rústico tan maravillosa. 





Consejos para hacer pan básico  . 

Todos los pasos los tienes en la carpeta pan en  mi instagram


  • Mezclar 500 g de preparado con 360 ml de agua templada y 10g de sal. La sal se añade una vez realizada la mezcla de agua y harina estén integradas.
  • Amasar con la amasadora o a mano con suavidad hasta que veas que tienes una masa lisa y elástica que no se pega en las manos. Para que esta acción sea más sencilla unta las manos con un poco de aceite de oliva.
  • Haz pequeños pliegues en forma de sobre con cada extremo de la masa, da la vuelta sobre la encimera y ve boleando poco a poco hasta conseguir una pequeña tensión sobre la superficie de la masa. 
  • Con los pliegues hacia arriba deja reposar la masa en un bol untado con aceite de oliva, tapa con un papel film con un poco de aceite y cubre el bol con un paño. Deja levar entre 10-12h a temperatura ambiente, el tiempo dependerá de la humedad  y temperatura de tu zona. La masa duplicará su volumen. 
  • Saca con suavidad y desgasifica ligeramente con suavidad. Forma de nuevo una bola y deja reposar con los pliegues hacia arriba en un bol con un paño impregnado con un poco de harina. Tapa y deja levar 1 hora más . Pasado este tiempo y sin apenas manipular, vierte la masa sobre la bandeja de horno, haz un corte lateral a la masa con decisión. 
  • Para hornear, precalienta el horno a 250ºC solo calor arriba, sin ventilador y con vapor. Para crear vapor, coloca una bandeja en la parte inferior del horno con agua , justo encima pondremos nuestro pan.  Horneamos 20 minutos . 
  • Pasado este tiempo bajamos a 210ºC, calor arriba y abajo y 20 minutos más.
  • Retiramos la bandeja del horno con agua, bajamos a 190ºC calor arriba, abajo y ventilador y horneamos durante 10 minutos para que el pan se dore y quede muy crujiente. 



Me queda mucho por aprender y mucho camino por delante, pero en estos días de confinamiento van a ser mi terapia personal de relajación. 

Si te decides a empezar en este mundo, o ha seguir estos consejos me encantaría que compartieras conmigo tus avances e impresiones. 
No olvides etiquetarme o dejarme aquí tus comentarios. 

Seguiré informando de mis avances. 


Un besazo 

Rocío 







Comentarios